SELECCIONA UNA SECCIÓN
1
Qué es lo que causa el ictus
2
Qué se puede hacer para evitar el ictus
3
Tratamiento del ictus en fase aguda
4
¿Sabías que…
5
Acerca de nosotros
Volver a la página Acerca de
Progreso
0 %
Completo
Qué es lo que causa el ictus

El ictus hemorrágico no es demasiado común y representa alrededor del 15 % de todos los ictus.

Por lo tanto, lo más común es que el ictus sea consecuencia de un coágulo que obstruye una arteria en el cerebro.

Si queremos evitar sufrir un ictus, probablemente nos preguntaremos cómo se forma ese coágulo y qué podemos hacer para evitar que se forme. Para decirlo de una forma muy simple, en la mayoría de los casos, los coágulos de sangre tienen una de estas dos causas: enfermedad de las arterias o coagulación excesiva de la sangre.

Enfermedad de las arterias

Puede ser que hayas oído hablar de la aterosclerosis. Si no, no te preocupes; es la palabra que usan los médicos para referirse a una enfermedad de las arterias.

Imagina que tus arterias son una manguera de jardín.

Y que tu corazón es el grifo que bombea el líquido a la manguera (las arterias). La única diferencia entre las arterias y la manguera de jardín es que el líquido (la sangre) no sale del sistema. Se mantiene en circulación y lleva oxígeno y nutrientes a donde se les necesita.

Ahora, imagínate qué ocurriría con la manguera si se cerrara el extremo de salida y aumentara la presión proveniente del grifo. Como el líquido no podría salir por ninguna parte, la presión comenzaría a aumentar. Al principio, es de esperar que la manguera sea lo bastante elástica como para resistir el aumento de la presión, pero si esto persiste durante mucho tiempo, podrían comenzar a formarse grietas en la manguera. Además, si la manguera queda expuesta al sol, finalmente se va a endurecer y perderá su elasticidad. 

 

El sistema arterial es exactamente igual.

Si la presión en el interior de las arterias aumenta por algún motivo (por ejemplo, cuando su equipo deportivo anota un gol), las arterias pueden resistirla porque son elásticas. Pero si ese aumento de la presión se mantiene año tras año, el estrés constante podría provocar la formación de pequeñas grietas en las paredes de las arterias.

Por suerte, el cuerpo cuenta con algo que está diseñado para sellar esas grietas. Ese “algo” se llama colesterol. El colesterol es necesario porque repara las paredes de las células y el daño causado por la presión arterial alta, como en el ejemplo que acabamos de ver.

Lo malo es que si el problema de presión persiste o el nivel de colesterol es demasiado alto, esa pequeña lesión podría acumular más colesterol. Además, podrían añadirse otras sustancias y, entonces, la pared de la arteria podría volverse más gruesa y menos elástica. Tanto es así que, si esto persiste, la arteria podría quedar totalmente obstruida. Lo que también sucede a veces es que la placa que se forma en la pared de la arteria podría volverse inestable y desprenderse, pudiendo ser arrastrada por el torrente sanguíneo y obstruir una arteria en alguna región del cerebro. 

Español
España
Español
España
Brasil
Bulgaria
Canadá
Predeterminado
Georgia
Alemania
Grecia
Hungría
Islandia
Italia
Kazajistán
Lituania
Moldavia
Polonia
Portugal
Rumanía
Federación Rusa
Singapur
Eslovaquia
Sudáfrica
Taiwán (Provincia de China)
Ucrania
Emiratos Árabes Unidos
Uzbekistán
INVOLUCRARSE

ACERCA DE NOSOTROS

CONOCE A LOS HÉROES

CAMPAÑA EN ACCIÓN

COMUNIDAD

SOCIAL
HAS COMPRADO ESTE ARTÍCULO
NO TIENES SUFICIENTES MONEDAS
NO TIENES SUFICIENTES DIAMANTES
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software